lunes, 28 de noviembre de 2016

resumiendo


Sol que todo lo momifica, todo lo modifica. ¡Ángeles principales!, venid,
ved cómo engulle la luz. Uno se acerca a la monotonía sin clase de la población, solo
uno advierte el significado de esta masiva renuncia al paraíso.

Ella se abanica mientras surca su pecho un balazo de sudor; eso son huesos, entramado. Súbete al andamio
de la conciencia y otea el horizonte del pecado, su repentino fulgor. En semejante
espacio el horizonte es el mar y viene a por ti, se te acerca de espaldas, a espaldas del tiempo,
se te traga como un chorro de luz.

El ángel vierte su estadística en una tabla de excel, trabaja en sus creencias de manera
textual, encuentra mucho amor al sur de la avenida (donde el amor es imposible y a la vez). Hasta el amor es posible
detrás de un árbol que espera su estación, recrea su pretexto.

¡Ah!, el amor en acción sobre la intención mayoritaria del parque y su estructura
poética, su forma de barrer la melancolía del tejado. Jordan, con sus prismáticos sublimes, divisa
grandes alas de murciélago o arcángel, dragón o mariposa genéticamente intervenida, observa
drones en plena diáspora, sorbe de su batido natural. Gatos glaseados, perros
dementes, la sociedad protectora de asesores fiscales fiscalizando la economía con lentes de contacto y una tabla de excel,
entregada a la evangelización.

No son disparos, es la misma naturaleza que se exhibe,
exhorta, declama su metáfora podrida para referirse a nada en concreto, que es como decir que los glaciares
se vacían de contenido igual que un padrenuestro o un credo.

Entre tanto, el ángel victimiza su pasado, el eccema que aterrorizaba damas en apuros,
supurante y falso, falsa piel, tanta humanidad pasada por el tamiz del reconocimiento médico; y la tragedia
de los rayos equis derivando ángulos inhóspitos e interioridades (su padre en el tejado
barriendo las palomas).

Sol que todo lo plastifica, lo cronifica y te saca un carnet de enamorado, como te nombra
ministro del ramo con un ¡crack! Esta vez dios ha pasado de largo, ha cometido un pecado redondo y su resumen
es un caldo de noche y vaciedades: es la muerte en directo (congelada) en la blanda comisura de sus labios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores