martes, 29 de marzo de 2016

1942


Volver al campo. Echar la vista al fondo de las almas. Tener razón.
Jordan sigue los raíles, todavía no le duelen los pies.
Alguien ha muerto fuera de foco mientras se cruzaban las cartas
y las súplicas rondaban el lenguaje para extraer eficacia y determinación. El campo atruena, pues, de espíritus
boquiabiertos, largas colas de inocencia, el doble de largas, el doble de injustas, dos
mil veces más valientes.

Se ha de seguir la huella por un puente de huesos, doblar recodos justo donde apriete el horizonte,
donde la vista se pierda bajo un telón de sangre. Montamos en el tren –les dijo Jordan– y el humo
resumía la carne profanada. Kilómetros de hedor a la redonda y una nación
ignorante o bendecida por dios, he ahí la Historia.

Nuestra historia es breve: específicamente culpable. Somos culpables (se oye comentar). Dice Jordan:
tomad aire, volad. Y los pájaros se animan, ellos que no tienen memoria, ni recuerdan
el beso, la forma de la traición, el engaño musical y todo aquel entreacto fúnebre.

En lo mejor del piano, irrumpe el sonido feroz, veloz de la locomotora, el estambre del carbón,
su fibra comercial, su firma en el espacio. Ritmo que interrumpe al ritmo denso de la melancolía como un disparo
al corazón abre un paréntesis eterno, suspende el intercambio de los dones.
Así que el tren, el aguafiestas, buen demiurgo, y el campo una apariencia de destino. Nombres del vértigo que desunen,
se desligan de su origen.

Misivas, peticiones, ruegos. Y una verdad por encima de todo, oculta entre millones de verdades. El campo
hoy ha amanecido tan verde y ominoso que no puede velar su triste arqueología. Los minerales
han parido sangre esta mañana de marzo
y los mirlos han deseado su tristeza al mundo.

Jordan luce un conjunto vivaz, apto para obrarse y delinear un prodigio doméstico.
Sus manos gesticulan el pasado con exagerada precisión, su voz se congratula de otras voces
más antiguas y es un coro final que se levanta y da gracias por el bálsamo del arte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores