lunes, 16 de mayo de 2022

condenada ciudad

 

Cigüeñas sobrevolando los cañaverales. Helicópteros
sobre las chapas caldeadas del zinc; hay una ciudad en marcha
derribando fronteras a golpe de recelo
y actitud.
 
El flow procede de una muchacha
extranjera (Jenevieve tal vez) que otea el horizonte —es una vertical
introvertida, un gris que oprime, un velador
de colores tropicales—, canta
como una especialista.
 
En los prolegómenos,
encontramos una tribu de prestidigitadores alardeando; la arena
entra en los zapatos, es el incordio natural.
 
Destiny® todo lo observa; ha observado
el agujero negro central de la galaxia: 4 millones de masas
solares haciendo sus diabluras, un centinela
neutral (parece que los Ángeles
extreman cierta monotonía).
 
No es Poesía. Esta inteligencia no tiene nada que ver, pero enciende pitillos
en la oscuridad, es un zippo destinado al olvido, esta
escritura ingenua que se nos va de las manos (fluye).
Que no se puede creer.



sábado, 14 de mayo de 2022

corazonada

 

A las ocho en punto (a.m.) dos guitarras eléctricas
rasgan el continuo espacio-tiempo
o simplemente deslizan su intemperie por un tobogán
de luz tranquila: es el despertador.
 
Su ritmo puede ser equilibrista o desarticulado.
 
Veamos: los reyes desayunan matemáticas
todas las mañanas, cuentan con los dedos
porque es su prerrogativa.
 
Esta mañana hemos
desayunado pan con economía, económico como una barra
de pan duro mojada en la leche del desierto. Estaba
duro como una barra de hierro, sabía
un poco a poesía, como a un silencio
encañonado.
 
Alguien debería
trabajar en la construcción
de arquetipos benéficos, seres sin mácula
dentro de organigramas y frecuencias, alguien debería leernos
la cartilla todas las mañanas, sí, un ente descorazonador.



jueves, 12 de mayo de 2022

el alma del pasado

I died for Beauty ― but was scarce / Adjusted in the Tomb,
When One who died for Truth was lain / In an adjoining Room ―
(Emily Dickinson)
 

El pasado es la huella del futuro,
saberse ahora es recordarse luego
como perder es conocer el juego
y ver la luz, desfigurar lo oscuro.
 
El porvenir es un presente puro
como el incendio que descubre el fuego,
es el milagro que cancela el ruego,
el paso franco que desnuda el muro.
 
Y la ilusión que perderás mañana
es la que hoy tu corazón se gana
con la desolación de su pureza.
 
La verdad es el arma del pasado
y el futuro, un profeta desarmado
que se juega a los dados la belleza.



lunes, 9 de mayo de 2022

maneras de escribir un poema genial

 

Impertinente muerte, muriendo a voz en grito a todas horas; incluso
Emily —muerta—, ella que tantas
veces se habrá reencarnado.
 
Si en cada generación, en cada país, ha visto la luz
del día un pequeño genio alveolar, un aliño
curioso, un disidente. Suave
forma del tiempo (desdibujándose).
 
Materia y vanidad, litros de libros
electrificados; Destiny@ tuvo que repartir entre la multitud
sus propios ejemplares de la 'Guía de Supervivencia' (Zombi), de Max Brooks.
Oh, tuvo que desprenderse de sus contadas
existencias de 'Hiroshima', de Hersey, aquella edición exigua
de 'Represalia', de Ledig: su biblioteca
de los horrores.
 
Sin embargo, Emily seguía tendida
sobre la hierba (¡si hubiera podido escuchar a Aurora!), los cañones
atronaban su distancia, inocentes caníbales.
 
En el cielo se dibuja la muerte, tiene
cara de niña, cara de estar enamorada, su belleza
representa la disciplina del éxodo, esta obstinada manía de vivir.



viernes, 6 de mayo de 2022

el crack

 

El cop retuerce el brazo de la anciana, podría
llamarse Ghod, como un dios
salvaje, un dios de terciopelo
—como dios manda—. Un resto
de peluche de la juguetería abandonada.
 
Tanto creer
para esto, tanta oración
subordinada para esto; tantos libros y tantas mujeres
absortas en la lectura, tanto ensañamiento hermenéutico.
 
La biblia está compuesta de muchas
partes tenebrosas, pero termina en un punto
de luz (es un enganche ilegal).
 
En el examen que te dará una placa y una pistola de verdad
entran las historias bíblicas
más trilladas: Abraham y Jacob, David y su complejo de superioridad.
 
Tantas páginas impares y todo era cierto,
las pataletas, los tesoros, las videoconferencias; ah, el mundo
ha venido para quedarse,
y ha preguntado por ti.



viernes, 31 de diciembre de 2021

feliz 2022

 

Vista desde la altura tiene, acaso,
algo de nube sobre el mar, de espuma,
algo que no le resta, algo que suma
belleza a la belleza, algo de paso
 
que siempre va con algo de retraso,
como detrás del viento arde la pluma,
y  tiene algo de sueño que se esfuma
visto desde el abismo del ocaso.
 
Tiene algo de balcón, algo de nieve,
de voz aguda entre palabras llanas,
algo ligero pero nunca leve
 
de voz profunda entre palabras vanas,
algo que se derrama, algo que llueve,
algo como un repique de campanas.



martes, 28 de diciembre de 2021

mensaje en una pantalla

 

Qué relaciones, qué relación. La transferencia
es innata: de células, de átomos, pequeñas industrias
del pensamiento. La mirada influye en el ecosistema,
sustituye a la voz.
 
Qué relaciones; esto es una zoología, una zoofilia, el diminuto
espasmo que conduce a la desesperación.
 
Veréis. Decidle algo a Destiny®
 —qualcosa— y esperad a que os responda (vía email). Dile a D® que las madrugadas,
las estrellas, el pozo artesiano, el funicular. Qué grosería.
 
Escondidos
detrás de una sonrisa, detrás de un cumpleaños,
ocultos como una sonrisa, como el día radiante del entierro. 
 
Luego nos daremos la mano (Destiny®), nos
estrujaremos la piel, luego tendremos moretones en la piel, beberemos
el vino amargo de los años, mojaremos los pies en la fría
corriente de la soledad.
 
Es el mundo el que aprieta. Veréis. Dile al Sol que no caliente,
dile a dios. El silencio es una distinción, no es para todos. Tampoco el arte;
solo se puede tocar, se puede leer, se puede otear
desde la estribación del desconcierto.



lunes, 27 de diciembre de 2021

el nudo en la garganta

 

Miras hacia dónde y te parece que el amor se aparta;
un retroceso, una indiferencia. Calculas el impacto sostenible, la norma
suicida de los besos. Hablas
de distancia y te propones una solución.
 
Si el verbo te traiciona,
equivale a un kilogramo de nostalgia, es como un bocadillo
sin sustancia, es como tú.
 
Momentos
memorables de decisiva vergüenza; algo semejante a adoptar
una mascota y sacarla a pasear; qué pulsión extraña de llevar a alguien del cuello
con una correa (hacia dónde).
 
Si las palabras queman en el paladar, son hiladas en el pulmón
izquierdo, perjudican los bronquios y producen un asma
incomprensible.
 
La ruina encuentra su formato
discreto, su verdadera esencia derruida, el escombro venerable:
es la meritocracia del desarraigo entrando
en un trance superior.
 
Afuera, la gente claudica con elíptica
elegancia; el tiempo se sostiene a hombros de su productora
universal. El poema no te gusta pero accedes
a su estallido con una carcajada inoportuna.



sábado, 25 de diciembre de 2021

estaciones de un viaje permanente

 

Visitar la lejanía es el credo del viajero, avizorar las cúpulas; sacudir el polvo
del equipaje  —la nieve— y esperar
apoyado en la baranda.
 
Desde la plataforma del tedio —cruda
psiquis, extranjero— desde el extrarradio de las ensoñaciones,
se divisa un algoritmo
especular que protege los deseos.
 
Ah, está en Naturaleza
disentir del movimiento alegre,
el escarceo impenitente de las nubes, está en nuestro convenio con el mundo
investigar la sombra de la noche con los ojos cerrados.
 
El viajero especula con el tiempo como un inversor
en apuros, como un inversor pacta con el destino, averigua la fuerza
intrínseca de cada paso en falso, se desploma sobre un colchón de funesta
memoria.
 
En la nueva ciudad, las manos tornan
pájaros insomnes, habitan un cuerpo en desarrollo, una mente
catastrófica. A lo lejos, siempre late otra luz
de parecida insignificancia.



viernes, 24 de diciembre de 2021

de paso

 

Pasar quiere decir de paso, sin pretensiones,
el verso no pretende, su apariencia es banal, vectorial,
provinciana y qué superficial, qué de andrajos y de harapos
lleva encima, y qué poca
cabeza
tiene.
 
Pasamos como semana y media. El jueves
se parte en dos, hace tiempo que no nos estorbábamos de forma
tan urgente.
 
Esta arquitectura se defiende del paisaje, con dificultades:
columnatas y señales de humo (que salen por la chimenea); esta arquitectura
es interior y alardea de un buen gusto
sedicente.
 
Tomamos el té de las cinco un inesperado martes
y la celeridad de la materia todavía se acelera
y sorprende.
 
Estar quiere decir que estamos,
somos casi estatuas dignas. Soñar quiere decir que huimos, que nadie
nos recuerda, que el mundo era una forma de pasar en babia aquellos falsos domingos
por la tarde.



alternativa

 

Todos quieren cantar con Lolo Zouaï, su voz
es un instrumento,
un argumento positivo.
 
Incluso los príncipes; dios está celoso de algunas insinuaciones, algunas
imperfecciones que subyacen al hecho; tanta
humanidad reinventándose,
sobreponiéndose al inevitable acto de la creación.
 
Suponemos una tierra de gigantes, un balneario
(báltico), una subducción de la naturaleza
pura del amor que no permite ajustes (no se deja aprehender como fenómeno).
 
Ni lo habrán notado; la nave espacial
aterriza en un suelo de diamante, convulsiona y, al momento,
fecunda la monotonía, directamente
es objeto del enigma, no admite adornos ni precipitaciones, obtiene
información y belleza.
 
Incluso Destiny®
desayuna más rápido: su voz
inaugura una celosía venturosa entre los elementos, entre el fuego
y los días más claros de la tierra.



martes, 21 de diciembre de 2021

esto es un alma

 

Es la simpleza, el gesto, la manera de acodarse, la noción
de un tiempo en avanzada. Gritas y el sonido
conversa, hablas y la voz se abanica con nudos de silencio.
 
Escribes. La letra con sangre brota del alma
como una facultad, sacia como una historia desprendida del cielo, labrada
por un séquito de abejas
pensativas.
 
Hay tanta superficie. El tiempo se extiende
pegajoso, crece más allá del tiempo, surca un siglo
de oscuridad o resucita
en la mejilla de una muchacha desnuda.
 
Oh, la nieve ha preservado
su color entre los restos de otra Primavera. Los ojos se rifan la sangría de la luz,
orillan su entusiasmo y fingen una cremallera de movimientos torpes.
 
Música y realidad, nada se parece a esto, esto es un árbol,
la explotación de los sentidos, el aura
sentimental; decías que la felicidad no era incorruptible —no andabas
en aquel juego— ni podía comprarse con notas de futuro,
que ni siquiera alcanzaba el efímero rango
del verso que se olvida.



domingo, 19 de diciembre de 2021

oriente

 

Es el radio del Sol, observadlo
en la distancia. Se parece a la noche que abandona
su cuerpo.
 
El exilio te habla
con palabras secretas, frío en la garganta. Su acento es el del hambre
reciente, la soledad de la última calle, en el último
piso de la casa vacía.
 
Caminamos hacia el Este
con un transistor en la mochila, sin pilas de repuesto,
cargamos con el ansia y el espejo roto de nuestros padres.
 
Nuestra sombra es tan plana como el aire
que se encumbra, como el humo taciturno y salvaje
 
Tuvimos suerte ayer,
asistimos al concierto con los ojos cerrados, enrojecidas las palmas de las manos,
y el piano nos contaba una historia terrible
que no hablaba de amor
sino de vida.



sábado, 18 de diciembre de 2021

cosas maravillosas

 

Pájaro / persona, ambos en el interior de la imagen,
interiorizando
la frase. Sentir el viento es parte de una identidad,
es florecer contra la forma,
incluirse en el paisaje y su elegancia.
 
Murió el artista
después de echar una ojeada a la ciudad: será que la miró
con buenos ojos.
 
Las manos de un poeta son viejas siempre,
a punto de quebrarse: ¿cuándo acarició una sombra?
 
Día de fiesta, el pájaro es parte de la música,
esgrime una convicción doméstica.
 
El ave es idéntica a la de ayer; hace un siglo o más que ella
anunció el recorrido de la pluma,
truncó su trayectoria sin un solo cálculo.
 
Ya en el papel
canta el jilguero, otra palabra abandona la pista,
la foto deshojada de un mundo inexistente.
 
 
□▬▬□▬▬□
 
 
 
Dijo el poeta: Yo.
Y la palabra se le queda colgando de los labios como un  trozo de pollo.
 
Hemos visto a la chicas. Habíamos
visto a las chicas, atentos a sus maravillas. Extrañezas.
Locuras con un punto de locura.
 
Las vimos saltar
entre la arquitectura y las llamas, golpear las columnas
intocables de Egipto, visitar las laderas que bajaban al lago.
 
El poeta se atraganta. Con el aire no se sabe
qué hacer.
 
Oh, las vimos por el aire,
irreconocibles.  Y había muchos nombres,
mucha sangre. Éramos Yo y otros muchos nombres. Y ellas nos golpeaban
con sus labios
mientras canturreaban para sí.
 
 
□▬▬□▬▬□
 
 
 
Desde las ruinas se vislumbra
la promiscuidad de las tierras altas, impenetrables y abiertas; los niños
se apoderan de la nieve: la nieve es una fruta
del tiempo.
 
Sueñan los pájaros, vuelan las mariposas sobre una falda de orquídeas, su eslalon
parece cortante, parece incesante, nubla la vista.
 
Acaso el viento
tenga la última palabra. Donde la pluma decae,
blandea el pensamiento, un vigoroso caudal anima
las conversaciones.
 
Tomad el horizonte en vuestra mano,
escribid, escrutad, sellad en el plano un solo fortín, una hoguera
prendida en el recuerdo.
 
Acaso Laura haya
combatido a la Luna con los ojos cerrados,
haya imaginado la noche
de todas las maneras.



domingo, 12 de diciembre de 2021

por la noche

 

Emily se ha fugado de la noche
escondida en un carro de manzanas. La Luna en medio
del silencio acumulaba un runrún descafeinado.
 
Hay una guerra en marcha, los fusiles alardean de método,
significan la detonación, esa materia desdichada. Ni los sueños se acuerdan de ti,
que permaneces a la escucha de la hierba
y sus emanaciones.
 
La poesía no era esto. Era un cabezal, una fresadora, un árbol
combado hacia el futuro, y solo estaba en la cabeza de nadie y en algunos corazones
vacíos de memoria.
 
Teníamos conocimiento
de algunas fantasías, adorábamos el fuego en los barriles,
la curiosa ferocidad de las tardes de otoño. La poesía era el resumen épico de una actualidad
indispensable, una sombra sincopada
acudiendo a las representaciones.
 
Seguimos con el tenedor en la mano, el cuchillo entre los dientes; alzamos la bandera
del Arte con menos suficiencia que entonces, nuestros
huesos chirrían bajo el agua.
 
Bajo el agua, el camino es más cómodo, hileras de edificios lo flanquean,
hilos de sangre que personifican
una rendición inesperada.



sábado, 11 de diciembre de 2021

la sena ave

 

Algo que escuchar, La Sena Ave, una superposición
de sonidos residentes. Es lo que escuchan las chicas
antes de cerrar, antes de cenar para salir a las tantas con todo el bumjakjak de su corazón.
 
Las calles en ebullición y una maraña de improvisaciones
enturbiando el panorama; desde arriba no se advierten las pequeñas
debilidades del sistema, no se atienden las excusas, los altercados se agotan; hay un fantasma
que te acorrala y no sabes por qué, hay un poema que abarrota los altavoces
de la clase con su estereotipo formal.
 
Fentanilo y a correr, la cabeza para dónde, la cabeza baja de los desposeídos, pobres
autómatas al servicio de la reacción. Una novela
americana fondeando en el fondeadero, apeándose en el apeadero, siquiera
forjada en el destino siniestro de las apariciones.
 
Estamos en la biblioteca más antigua del mundo (eso dice el mundo, pero miente), los volúmenes
abultan una barbaridad —nada hondo en la cúspide de una torre
despótica y descomunal. Vel The Wonder hacia arriba;
tratándose de ella, arde el espacio y hasta el océano asciende con el perfecto
colorido de las palabras ocultas.
 
Nadie sostiene el espejo verdadero en el que constan los últimos
autorretratos de la realidad, los próximos segundos de la espera; nadie es capaz de traducir
a Cartarescu ni calcula lo que cuesta un Max Mara en el mercado negro.
 
El piano permanece a la escucha, sobreviene como el filtro
de un cigarro sin filtro, como la sombra de un espectáculo teatral, la catarata que vendrá, esta lengua
que no nos pertenece pero
asombra  y surte una discreta alteración de carácter.


Seguidores